Alianza Bautista Mundial califica de «escandalosa paradoja» desarrollo tecnológico y pobreza

Vía ALC Noticias (1 mar 2011):

«A pesar del progreso científico y el desarrollo tecnológico, la humanidad no ha podido resolver su más escandalosa paradoja», afirma la Alianza Bautista Mundial (Baptist World Alliance (BWA), según sus siglas en inglés), en comunicado hecho público, recientemente, con motivo del Día por la Justicia Social en el Mundo.

El documento, firmado por Neville Callam, secretario general de la BWA, expresa que: «En un mundo con tanta riqueza, que todavía tiene 925 millones de personas desnutridas, como se indica en la más reciente estadística entregada por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), estas estadísticas de hambre y pobreza demuestran que la injusticia social todavía domina nuestro mundo actual. El profesor Richard Falk nos recuerda que vivimos en un mundo en que un hay un quinto de ricos frente a cuatro quintos de pobres… Los ricos son mayoritariamente de piel blanca y los pobres de piel más oscura. La absoluta mayoría de los que viven en situación de escasez están en los países subdesarrollados, y son los niños las víctimas más afectadas de la injusticia social».

El texto fue emitido con motivo del Día Mundial de la Justicia Social, que se celebra cada 20 de febrero, en un intento de llamar la atención sobre el «escandaloso» desbalance que existe, a nivel mundial, en la distribución de la riqueza entre el Norte y el Sur.

«La idea de justicia social no es moderna —plantea el documento—. Está en el corazón de la narrativa bíblica. Los profetas hebreos demandaban a sus conciudadanos que cesaran de hacer el mal, que aprendieran a hacer el bien y a buscar la justicia (Isaías 1,11-17). Ellos enseñaron que no hay verdadero conocimiento de Dios aparte de la práctica de la justicia. En el Nuevo Testamento los seguidores de Jesús fueron llamados a vivir en solidaridad con el pobre y el oprimido, es decir, con las víctimas de la violencia sistémica».

Uno de los propósitos bien definidos en la agenda de la Constitución de la Alianza Bautista Mundial, es servir de canal para expresar la preocupación social de los cristianos y las cristianas en torno a las necesidades humanas.

En varias de sus resoluciones y documentos la BWA ha renovado su compromiso con los valores y la dignidad de las personas, y como respuesta al llamado que Jesús hiciera en función de lograr la justicia, la paz y la reconciliación entre los seres humanos, cuando la injusticia social permanece como reto para el cristianismo contemporáneo y las Iglesias no pueden evadir el involucrarse en este asunto seriamente.

La Alianza Bautista Mundial, consciente de su papel catalizador, ha exhortado a todos sus miembros, convenciones, uniones e iglesias locales, con motivo de esa fecha, a «desenmascarar todo lo que hace la violencia en contra de la dignidad humana y a buscar la justicia para todos los pueblos, especialmente los que no tienen voz, ni poder, ni amigos», concluye.

MÁS: