Luteranos y menonitas latinoamericanos se piden perdón

En un proceso que inició en 1980 con la celebración de los 450 años de la Confesión de Augsburgo y la posterior creación de la Comisión Internacional Luterana/Menonita de Estudios, en 2002, la Federación Luterana Mundial (FLM) estará colocando delante de los delegados a la XI Asamblea en Stuttgart, en junio, un documento que reconoce como inapropiada la persecución a los anabautistas en el siglo XVI y las consecuencias de este acto por todas las generaciones posteriores.

Heitor Meurer
16 de abril de 2010

Como forma concreta en dirección al pedido de perdón de la Comunión Luterana a los hermanos menonitas, la Pre-Asamblea de la FLM de Bogotá, reunida en esta semana, tuvo espacio para compartir experiencias, aceptaciones y comprensiones mutuas.

A través de una delegación de la Iglesia Menonita de Colombia, coordinada por su pastor presidente, Tomas Orjuela, y la vice-pastora presidente, Isdalia Ortega, los luteranos tuvieron la oportunidad de conocer mejor el trabajo de los menonitas en el país y en la región.

«Esta actitud de ustedes, luteranos, demuestra mucha humildad y nos impresiona», comentó Ricardo Esquivia, director de la ONG Menonita Sembrando Paz. Para el pastor Menonita Ricardo Pinzón, «en un mundo globalizado tenemos que globalizar la paz y las iniciativas de no-violencia. Con vuestra actitud, podemos construir, a través del perdón y la reconciliación, nuevos escenarios de esperanza», dice.

En un momento muy especial todos los presentes, luteranos y menonitas, celebraron culto ecuménico, de mucha simbología y significado. Una vela multicolor, en colores decrecientes de un rojo fuerte hasta el blanco, fue presentada a los luteranos por los menonitas como señal de la luz de Cristo en el mundo.

«El rojo fuerte, como color litúrgico, representa arrepentimiento y el blanco la alegría de la resurrección», comentó Isdalia Ortega, al hacer la entrega de la vela. En el final de la celebración, como testimonio de paz y mutua aceptación, hubo un gran abrazo fraternal: «Yo nunca imaginé este día y esta celebración de paz», comentó el pastor presidente de la Iglesia Luterana de  Guyana, Errol Inshanally, haciendo la lectura del Salmo 133.

Fuente: ALC Noticias.