Pareja misionera bautista en Haití relata experiencias

Hoy queda un sismo mucho más fuerte en Haití; el sismo del dolor, de la incomprensión y la desesperanza. La incertidumbre es total. La gente se pregunta hasta cuándo va a permanecer esa situación de crisis. Todavía se percibe el mal olor en las calles. Miles de personas se mantienen viviendo en las carpas, con mucha inseguridad y malas condiciones sanitarias. De manera que aún queda mucho por hacer.

Seguir leyendo en ALC Noticias