«No nos metas en tentación»

Domingo 13 de marzo de 2011 | Domingo 1º de Cuaresma

Por Harold Segura

«De nuevo el diablo lo llevó a un monte muy alto y, mostrándole todas las naciones del mundo y su esplendor, le dijo: Yo te daré todo esto si te arrodillas ante mí y me adoras. Pero Jesús le replicó, vete de aquí, Satanás…»

Mateo 4: 8-10

(La Palabra, Sociedad Bíblica de España, 2010)

Las tentaciones de Jesús se presentan después de su bautismo y antes del anuncio de su ministerio en la sencilla sinagoga de Nazaret. Viéndolo así, se podría decir que muchas veces las tentaciones nos ofrecen la oportunidad para confirmar nuestra entrega y para afirmar nuestro llamamiento.

Pero, un momento, ¿de qué tentaciones estamos hablando? Porque casi siempre que decimos la palabra tentación la interpretamos como si significara de manera exclusiva  pecado sexual o escándalo moralista.

Pero las tentaciones tiene que ver con algo más, con mucho más, que con las conductas sexuales. En el caso de Jesús, el Tentador le propuso asuntos relacionados con el individualismo egoísta, con las ansias de resolver los problemas de manera espectacular (lanzarse desde el pináculo del Templo) y con el abuso del poder.

En nuestro mundo, dentro y fuera de los círculos cristianos, el egoísmo, la manipulación del nombre de Dios y el abuso del poder siguen ocasionando grandes desastres.

En el monte de la tentación se representa la condición de todo ser humano enfrentado a su vulnerabilidad moral. Pero también, allí se demuestra la grandeza de la que todo ser humano es capaz: la de vencer el mal con el bien (Romanos 12:21), la de apelar a las Escrituras para cobrar aliento y  afirmar su compromiso con Dios y con su Reino. Es el antiguo dilema de escoger entre la vida y la muerte.

Jesús nos recuerda que la opción por la vida es, además de urgente, posible.

Para seguir pensando:

«Se me ha advertido de serias amenazas… temo por la debilidad de mi carne, pero pido al Señor que me dé serenidad y perseverancia. Y también humildad, porque siento también la tentación de la vanidad»

Monseñor Oscar A. Romero (1917-1980)

Vale que nos preguntemos:

¿De qué manera y en qué forma se presenta en mi vida la tentación del orgullo, la vanidad y el abuso del poder? ¿Cómo las enfrento?

Oración:

Señor, en nuestro monte de las tentaciones de cada día, danos la fuerza para recordar lo que dice tu Palabra; también la gracia para optar por la humildad, la solidaridad y el compromiso con la vida plena.

Amén

Dibujo por Maximino Cerezo Barredo | Servicios Koinonía

_____

Harold Segura, colombiano, residente en San José, Costa Rica, pastor bautista, teólogo y actual Coordinador de Relaciones Eclesiásticas de Visión Mundial para América Latina y El Caribe. Ex-Rector del Seminario Teológico Bautista Internacional de Cali, Colombia.