Cuba: La COEBAC realiza peregrinación a la tumba de mártires bautistas

La Coordinación Obrero Estudiantil Bautista de Cuba (COEBAC), realizó un peregrinar con el objetivo de rescatar la memoria bautista de figuras relevantes de la historia cubana, que tuvieron un marcado compromiso social en el tiempo que les tocó vivir, inspirados por el ejemplo de Jesucristo.


José Aurelio Paz
La Habana, Cuba, 29 de marzo de 2010

Cristianos de las provincias centrales y orientales de la Isla, miembros de iglesias afiliadas a la Convención Bautista de Cuba Oriental y a la Fraternidad de Iglesias Bautistas de Cuba, hicieron un recorrido que se inició en la casa natal de Frank País García, quien fuera el hombre de confianza de Fidel Castro para llevar la lucha insurreccional en la ciudad de Santiago de Cuba contra la dictadura de Fulgencio Batista.

Frank País | Wikipedia

Hijo de pastor protestante, País, de profesión maestro, unió su testimonio cristiano a su compromiso social. En 1956 dirigió el levantamiento armado de Santiago de Cuba en apoyo al desembarco del yate Granma, desde el cual habían desembarcado Castro y un grupo de guerrilleros para iniciar la guerra desde la Sierra Maestra y fue brutalmente masacrado.

El peregrinaje, que tuvo lugar la semana pasada, llevó a los participantes a depositar una ofrenda floral en el llamado El Callejón del Muro, lugar donde cayera abatido por los esbirros batistianos el joven Frank. Allí, el pastor retirado de esa Convención, reverendo Orlando González, tuvo un momento de oración dando gracias por la vida de este joven que supo testimoniar su fe a través de su compromiso civil.

Luego, los participantes llegaron hasta el cementerio de Santa Ifigenia, en la propia ciudad santiaguera, donde también dejaron otra ofrenda floral en el mausoleo que guarda los restos de José Martí, el Apóstol de Cuba, y en la tumba de los País García, donde se celebró un sencillo culto de recordación y acción de gracias, en el cual el reverendo Elmer Labastida, pastor de la Segunda Iglesia de esa ciudad y profesor del Seminario Bautista, tuvo una emotiva reflexión bíblica en torno al compromiso cristiano.

Igualmente, durante la peregrinación, se homenajeó a otro bautista, el también mártir Oscar Lucero, conocido como el Mártir del Silencio porque sus torturadores no pudieron arrancarle una sola palabra al victimizarlo.

La clausura de la actividad de recordación se realizó en el Centro Cristiano B. Labastida, donde la reverenda Gisela Pérez, primera pastora ordenada de esa convención y directora de la entidad sede, reflexionó en torno a la relación de testimonio entre Frank y ese centro donde, precisamente, se encontraba el colegio en el cual el mártir trabajara como maestro, de su sensibilidad para tocar el piano y de su indiscutible vocación de líder.

Por su parte, el pastor bautista Eduardo González, actual secretario general de la COEBAC —organización bautista de inspiración ecuménica—, manifestó que entre los propósitos de la misma está contribuir a que no se olvide la vida y el testimonio de aquellas y aquellos cristianos que, desde una perspectiva de fe, contribuyeron, en su momento, a la justicia social y el bienestar humano.

«La memoria histórica es algo que nos sustenta y perderla sería como perdernos nosotros mismos fuera del compromiso cristiano que entraña ser seguidores de Jesucristo para condenar toda injusticia y dar de comer y de beber al pobre y al necesitado», dijo González a ALC.

Fuente: ALC Noticias.