De los que menos se esperaba

Miércoles 16 de marzo de 2011 | Miércoles 1ª semana de Cuaresma

Por Harold Segura

«Los habitantes de Nínive se levantarán en el día del juicio junto con toda esta gente, y la condenarán; porque ellos se convirtieron al escuchar el mensaje de Jonás. ¡y aquí hay alguien más importante que Jonás!»

Lucas 11:32

(La Palabra, Sociedad Bíblica de España, 2010)

Los más fieles seguidores y seguidoras de Jesús procedían de las regiones y de los sectores sociales de los que menos se esperaba. Se esperaba, por ejemplo, que el pueblo de Israel y, en especial, sus maestros religiosos, acogieran a Jesús y celebraran su llegada; pero no fue así. Se suponía también, que las personas especializadas en el estudio de las Escrituras sagradas interpretaran las profecías y comprendieran que Jesús era el Mesías anunciado; pero tampoco fue así.

A Jesús lo recibieron los publicanos rechazados, los pobres desplazados, los pecadores excluidos y muchos extranjeros marginados. Las mujeres, los niños y las niñas, los enfermos, las viudas y los samaritanos, entre otros, fueron el público preferido por Jesús y el que mejor comprendió y aceptó su mensaje.

En esto había poca o ninguna diferencia con la historia del pasado, porque sucedió lo mismo en la época de Jonás. Cuando el profeta predicó a los habitantes de Nínive, estos se arrepintieron. Y eran ninivitas, es decir, un pueblo distante de las fronteras del pueblo escogido, además de ser un pueblo enemigo de Israel (era la capital del imperio Asirio). ¿Que los enemigos de Dios se arrepientan? Eso nadie lo iba a creer; ni siquiera Jonás que fue el predicador (¡vaya predicador!).

Con razón dice Jesús que Nínive se levantará en el día del juicio para juzgar a los que no creyeron. ¿Los «escépticos» juzgando a los «creyentes»? ¿Los paganos condenando a los cristianos? ¡Esto es el mundo al revés! Los últimos pasan a ser los primeros y los primeros se quedan atrás, muy atrás, viviendo de sus falsas ilusiones de virtud.

Hay que aprender a desconfiar de los religiosos, de los que aparentan santidad; de los que hacen alarde de ser los escogidos. Es hora de mirar hacia los márgenes, donde están los que no han sido. ¿No encontramos allí, muchas veces, los mejores ejemplos de la fe verdadera?

Para seguir pensando:

«¿A qué personas no invitaría a mi mesa? Puede ser una advertencia sobre la calidad de sus vidas. Pero el problema es que es una advertencia aún más triste sobre la calidad de la mía»

Joan Chittester (Monja benedictina, periodista y escritora)

Vale que nos preguntemos:

¿Cuáles son los grupos de personas que hoy en día se suelen calificar como los menos piadosos o menos adeptos a las iglesias cristianas? ¿Qué tienen qué enseñarme esas personas acerca de Dios y de la fe?

Oración:

Soberano Señor, abre mis ojos para que pueda ver lo que tengo que aprender de parte de las personas que no comparten mi doctrina, ni participan en mi iglesia.

Líbrame, Señor, de creer que sólo mi grupo y yo te somos fieles.

Amén

_____

Harold Segura, colombiano, residente en San José, Costa Rica, pastor bautista, teólogo y actual Coordinador de Relaciones Eclesiásticas de Visión Mundial para América Latina y El Caribe. Ex-Rector del Seminario Teológico Bautista Internacional de Cali, Colombia.