Declaración del CLAI sobre el intento de golpe de Estado en Ecuador

Reproducimos esta Declaración del Consejo Latinoamericano de Iglesias sobre el intento de golpe de Estado perpetrado en Ecuador el jueves 30 de septiembre pasado. Nuestro hermano Natanael Disla, seminarista del SEBAREDO, se encontraba por esos días en Salinas, participando de la Consulta Latinoamericana de la Red Miqueas sobre misión integral, relaciones de género y violencia contra la mujer. Finalmente, el golpe de Estado no se materializó y el evento donde participaba Natanael pudo terminar satisfactoriamente, llegando a salvo a sus respectivos países todos los participantes:

Quito, Ecuador, 30 de septiembre de 2010

Inglaterra N32-113 y Mariana de Jesús
Quito, Ecuador

Ref. : ¿Intento de golpe de Estado en el Ecuador?

Estimados hermanos y hermanas:

El Consejo Latinoamericano de Iglesias con su sede en Quito, Ecuador está viviendo muy de cerca el conflicto en ese país. Varios miembros de la Policía Nacional tomaron diferentes instituciones en el país en protesta contra el veto presidencial parcial a la Ley del Servicio Público. Aunque el gobierno de Correa ha triplicado los salarios de los policías en los últimos años, los principales puntos de desacuerdo con el ejecutivo son: la definición del horario para el sector de la salud en solo 6 horas de trabajo diario y, la no aceptación de la intención del ejecutivo de sacar a los empleados públicos con más de 65 años, así como el pago de una parte de sus indemnizaciones en bonos del estado.

La rebelión de la Policía ha establecido el caos en el país. El transporte público interprovincial, las escuelas, los aeropuertos, el comercio, todo fue suspendido en la mañana del jueves 30 por la falta de seguridad. En las primeras horas de la tarde, el Gobierno ha decretado el estado de excepción en el país en respuesta a los disturbios registrados que, según el presidente Rafael Correa, se deben a un «intento de golpe de Estado», al tiempo que ordenó al Ejército tomar las medidas necesarias para garantizar el orden. El presidente se encuentra en el Hospital de la Policía en Quito, donde se encuentra tras haber sido agredido por los policías. «Es inadmisible que los llamados a mantener el orden público sean los que lancen bombas lacrimógenas a su presidente», ha señalado en sus primeras declaraciones públicas el presidente Correa.

El ministro de Exteriores de Ecuador, Ricardo Patiño, ha hecho un llamamiento a los ciudadanos a que se echen a la calle de forma pacífica pero patriótica para rechazar el «golpe de Estado» y ha animado a los presentes delante de la sede del Ejecutivo a acudir hasta el hospital militar en el que se encuentra el presidente, Rafael Correa, para rescatarle. La impresión en el país es que los sucesos de esta mañana desvelan que no eran sólo los policías los responsables de los acontecimientos, sino que hay sectores interesados en golpear al Gobierno y se apunta a aquellos vinculados a la derecha y extrema derecha en el país, que han estado esperando por un momento apropiado como la sublevación de los policías para desatar una conspiración que se ha venido preparando desde hace tiempo.

También el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, ha denunciado que los sucesos que está viviendo este jueves Ecuador suponen un «intento de golpe de Estado» por parte de la oposición y ha precisado que la sublevación de los policías y los militares es «una conspiración que se ha venido preparando desde hace tiempo». «Esto es una conspiración, que nadie se engañe, y no van a lograr absolutamente nada, porque tengo el apoyo de la mayoría nacional», afirmó el jefe de Estado ecuatoriano.

Instituciones como la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) o la Organización de Estados Americanos (OEA) y países como Chile, Brasil, Venezuela o Argentina, entre otros, han expresado su respaldo al presidente de Ecuador, Rafael Correa.

Desde el Consejo Latinoamericano de Iglesias nos sumamos al llamado general por el diálogo y el respeto a las instituciones democráticas. Los conflictos en la democracia deben ser resueltos por caminos democráticos. No podemos permitir que gobiernos elegidos democráticamente se vean presionados y amenazados por sectores que no quieren perder privilegios y prebendas.

Oremos a Dios por la disposición del diálogo de las partes en conflicto, por la paz, la democracia y por el restablecimiento del estado de derecho en el Ecuador, que es uno de los más pequeños y más pobres de América Latina.

Rev. Nilton Giese
Secretario General del CLAI

Procuren mantener la unidad que proviene del Espíritu Santo, por medio de la paz que une a todos(as).  Efesios 4.3

Fuente: Caucus Nacional Bautista Hispano/American Baptist National Hispanic Caucus, vía Facebook.